Inicio arrow Gaucín arrow Gaucín arrow FUENTES PÚBLICAS DE GAUCÍN
Música
Menú principal
Inicio
Presentación
Gaucín
Mengíbar
Galería fotográfica
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Toro de cuerda
Enlaces
Libro de Visitas
Contactar
FUENTES PÚBLICAS DE GAUCÍN

“Aqua est vitae essentia”. El agua es la esencia de la vida.

Quiero empezar este trabajo rememorando a Mario Ramos Reina, don Mario,  mi querido maestro de latín y de la vida. Mario dominaba el latín y le gustaba enseñarlo a sus alumnos de forma  magistral;  por eso, muchos de los que tuvimos la suerte de estar en su escuela recurrimos con frecuencia a los “latinajos”, como medio de definición y realce de la frase. 

El agua (H2O) es sinónimo de vida: el agua es un componente esencial de la estructura y el metabolismo de todos los seres vivos. Por este motivo, lo largo de la historia, el abastecimiento de agua a los núcleos urbanos ha sido una preocupación constante de las autoridades que se han valido de distintos procedimientos, como pueden ser: los pozos comunales o los perforados en el interior de las  viviendas, acequias, acueductos, atarjeas, o bien a través de fuentes  públicas distribuidas estratégicamente en las calles de la  población.


 

Imagen de muestra

 

 Gaucin. Localización de fuentes y grifos.  Imagen enviadada por Juaquin Márquez.

El término de Gaucín es rico en fuentes y nacimientos que se caracterizan por la cantidad y calidad de sus aguas. A modo de ilustración, cito algunas de las que conozco: en la finca de las “Almadrabillas” y en las “Berrazas”  hay abundantes manantiales de aguas ferruginosas, excelentes para las dolencias estomacales, como pude constatar a finales de los ochenta, en  el descorche de las “Almadrabillas”, donde estuve de fiel. En un paraje cercano está el nacimiento de Moyano,  cuyas aguas han sido conducidas para el abastecimiento de varios cortijos del entorno de Gibralmedina  y  Las Gallinas. La fuente el Limón, en las cercanías del Peso, de aguas sulfurosas, según dicen los mayores es buena para las infecciones oculares. La fuente de los Acinojales rodeada de helechos, en la falda norte de la Sierra Hacho, hábitat de salamandras y tritones. La fuente de Pilatos, al pie de la Lobería, de finas aguas que van bien para la anemia y las ganas de comer. Las Cabrizuelas, La Pasailla, La fuente de la Viña de Micaela, la fuente de la Viña de Rondón, la Pocita,  la fuente de  la Ceda,  daban aguas buenas para la colada, por eso en todas ellas existieron lavaderos públicos. En las Sierras Espartinas existen dos importantes manantiales: El Arroyo del Agua y el nacimiento de Copaipa. El pago de las Limas también es rico en manantiales de finas aguas.     

     Imagen de muestraAlgunas instantaneas del antiguo Ventorro de San Antonio donde está el nacimiento de agua que abastece a Gaucín desde tiempo inmemorial.

  Imagen de muestraImagen de muestraImagen de muestra

En el caso de Gaucín, el abastecimiento a la villa se hace desde el manantial  original, el nacimiento, que se encuentra en el paraje conocido por el Ventorro de San Antonio, en la falda sur de la Sierra del Hacho, aproximadamente a 2 Km. del núcleo de población. La traída del agua desde el nacimiento hasta la población se hacía por atarjea, es decir, mediante un canal de mampostería, a nivel del suelo o sobre embarradas para salvar los desniveles del terreno. La atarjea discurría siguiendo el antiguo camino de Jimena hasta  La Cruz, continuaba por el Barrio Alto, “Chorronalto”, calle intermedia desde donde se distribuía a las zonas de la  población que estaban por debajo del nivel  de flujo del agua. Muy  pocas eran las viviendas que gozaban del privilegio del agua corriente, recuerdo te chiquillo el chorro que fluía continuamente en la alberca de mi casa y que aprovechábamos para regar los bancales del huerto, el resto del año se perdía por el arroyo del Pino. El resto de las casas que disfrutaban de agua también las aprovechaban para regar pequeños huertos que estaban en los aledaños de las viviendas.   Entre los inconvenientes más graves que presentaba este sistema de atarjea figuran: la pérdida por filtraciones de gran parte del agua y la contaminación, con las consiguientes calenturas al vientre, sobre todo en verano, ya que en algunos tramos de su recorrido las aguas apenas estaban protegida por la cubierta de grandes losas.  

En la década de los sesenta este procedimiento antiguo, posiblemente del tiempo de la dominación árabe, fue sustituido por tuberías de presión, construyéndose en La Cruz dos grandes depósitos de almacenamiento y distribución, generalizándose de esta manera el servicio de aguas a domicilio en toda la población.    

Imagen de muestra
Depósitos de almacenamiento y distribución deagua potable a Gaucín, construidos en lla década de los 60.

 

Posteriormente en 1986, siendo alcalde de Gaucín don Luís Serrano Román, ante la demanda cada vez mayor de agua potable,  se trae el agua del manantial de El Peso, quedando con esta incorporación garantizado el suministro de agua potable a la población.

La Villa de Gaucín dispone en la actualidad de 14 fuentes distribuidas a lo largo de sus calles, de las que 2 son ornamentales, 10 son fuentes de agua potable y abrevaderos para animales y dos lavaderos públicos.

Abrevaderos y Fuentes:

 

Imagen de muestra

 

Fuente ubicada en el pequeño parque construido al borde de la carretera Campillos-Algeciras, detrás del Cerro de María la Uña, aprovecha uno de los pilones procedente de las antiguas Pilas.

 1. Las Pilas, desaparecido, se ubicaba este abrevadero en la finca del mismo nombre propiedad de Juan Nieto Furest, junto al Camino de Jimena era el más próximo al nacimiento, el derrame se aprovechaba para llenar una alberca aledaña que regaba un pequeño huerto en bancales.

 

Imagen de muestra

2. El Pilar, abrevadero, se conserva el pilón de mampostería, junto al Camino de Jimena, servía sobre todo para abrevar el ganado que acudía a la Feria de Ganados que se celebraba en Gaucín en agosto. Hoy rememora este lugar un restaurante, “El Pilar” regentado por Antonio Vázquez e Isabel Martín, donde se puede degustar comida casera y tradicional. Estado de conservación pésimo, sin agua.

3. Fuente ornamental de El Canapés, desaparecida al construir un muro para alojar la carretera de Casares, el mural de la fuente fue salvado gracias a la intervención de Miguel Vázquez Fernández, mi padre, que en aquellas fechas estaba de encargado de las obras, mandó desmontarla con cuidado,  ordenando el posterior traslado a los almacenes municipales. Posteriormente se montó en la fuente de frene del Convento. El derrame de esta fuente se aprovechaba para llenar la alberca de huerto de los Callejas.

Imagen de muestra
Su ubicación compartida entre el antiguo Canapés y el Convento

3. Fuente del Convento, situada  frente al Convento del Carmen, en una especie de y griega que entre las calles Convento y Chorroalto, de mampostería con una sola cantarera de piedra caliza. Sus derrames iban a para a la huerta de los Frailes. Hoy es la segunda fuente monumental de Gaucín. Tallada en piedra caliza de la zona representa un artístico angelote, por encima del mismo se encentra la siguiente inscripción: «AÑO DE 1797»

 

Imagen de muestra
Vestigio de un pasado abundante en agua

4. Chorro del Chorronalto, en el callejón de la casa de los Gabrieles, dejaba caer el agua en una pobre cantarera, el sobrante regaba los huertos de la tía Rosenda y el huerto del Rana. Este tradicional chorro fue sustituido por una fuentecilla en la embarrá de frente del señó Salvador el de los Labraos, más tarde sustituida por una fuentecilla al final del callejón de la Capitana.

 

Imagen de muestra
Fuente del callejón de la Capitana.

 

 5. Fuente de la esquina Matías, desaparecida al construir la Caja de Ahorros de Ronda, contaba en un pilón abrevadero y cantarera. Su derrame regaba la huerta de la Carrasquilla.

Imagen de muestra

 

Abrevadero del Pino,en el Camino de Gibraltar, adosado a la embarrá del Hotel de la Fructuosa.

6. Fuente de la calle del Convento, frente a Romero, desaparecida, hoy queda como vestigio una pequeña fuentecilla con grifo de pisón. Rendía sus sobras al huerto de Manuel Ramírez en el Pino. posteriormente se trasladó el abrevadero al Pino, adosado al la embarrá de la Fructuosa.

7. Fuente del Puerto del Pan, desaparecida, formada por un pilar abrevadero y cantarera para llenar. Lejos del esplendor de esta fuente, en su lugar se construyó una fuentecilla frente al bar de Paco-Pepe.  Daba su sobrante al huerto de la Carrasquilla por la Tenería.

8. Fuente de Portezuelo, construida en los sesenta, consta de una pequeña pila y grifo de pisón.

9 Fuente de la Calle Alta, construida en los sesenta, consta de una pequeña pila y grifo de pisón.

Imagen de muestra

 

10. Fuente de Arrabalete, construida en los sesenta, consta de una pequeña pila y grifo de pisón.

Imagen de muestra

 

Fuente de la calle Larga

11. Fuente de la calle Larga, esta interesante fuente-abrevadero constaba de pilar abrevadero y cuatro cantareras para agua llevar. Igualmente, fue eliminada del panorama urbano de nuestro pueblo y sustituida por una insignificante fuentecilla, que en nada se parece a la desaparecida.  Sus aguas sobrantes salían al Chorrillo y creo que con ellas se regaban algunos bancales de la casa que estaba en frente de la bodega de Manolito Serrano.

12 Fuente de la Cuatro Esquinas, de una sola cantarera, abastecía las calles Teodoro de Molina, antigua Llana, Casares, Piedras y Chorrillo.  

 

Imagen de muestra

 

Fuente de por Debajo del Pilar

13. Fuente de por Debajo del Pilar, frente al horno de cocer pan de Barbarita, la actual es sustituta de otra más antigua. Daba sus sobrantes a la albarca de la Huerta del Pozo.

 

 

Imagen de muestra

 

14. Fuente de los Seis Caños, esta fuente monumental fue construida por el Cabildo de la Villa en 1628, de estilo barroco andaluz, con reminiscencias herrerianas, esta realizada en piedra arenisca marcada por un frontón y dos pilastras. Los pilares tienen a sus pies los pilones abrevaderos, un graderío  y   el zócalo de piedra. El frontal representa seis rostros o fuentes. La parte más elevada está formada por un frontón cerrado en cuyo centro hay un escudo nobiliario. Hay también una inscripción que dice: «ESTA OBRA SE YCO I MANDO HACER EL CABILDO DE LA BILLA ANO 1628»

La fuente ornamental de los Seis Caños representa la imagen de nuestro pueblo.  Se construyó con dos objetivos primordiales como son la mejora visual del entorno y el aporte de agua potable a los vecinos. Hoy se encuentra en un estado de abandono y deterioro lamentables. El Ayuntamiento de Gaucín, en cumplimento de la ley del Patrimonio de las Administraciones Públicas de 2003, y el Reglamento de Bienes de las Entidades Locales de Andalucía de 2006, entre los que están los caminos y las fuentes, debería, si no está ya, incluirla en el inventario de bienes públicos municipales y encargar a expertos la restauración de la misma, pues cada día que pase el mal de la piedra hará tales estragos en la fuente que imposibilitará toda recuperación. Hagámoslo ahora que todavía estamos a tiempo y salvemos unas de las señas de identidad de Gaucín. Es un deber y una obligación de nuestro pueblo con su pasado. Por último, cuidemos nuestras fuentes y nacimientos, pues Gaucín es uno de esos lugares donde puede beberse un agua de calidad.

 
 
< Anterior   Siguiente >
Patrocinadores

DTR_studio

Fisioterapia Maite Vázquez Martín

Contador de Visitas
Hoy                          213
Total                          113831