Inicio
Música
Menú principal
Inicio
Presentación
Gaucín
Mengíbar
Galería fotográfica
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Toro de cuerda
Enlaces
Libro de Visitas
Contactar
Últimos Artículos
NUESTRAS HIERBAS SILVESTRES COMESTIBLES: LA TAGARNINA

La tagarnina (scolymus hispánicus) o cardillo, como se conoce en otros lugares, concretamente en Mengíbar, donde vivo hace más de treinta años, es una planta herbácea anual que crece a ras del suelo y tiene forma de roseta, perteneciente a la familia de las “asteraceae”, de hojas comestibles, congénere de los cardillos pero con las anteras, pencas de color marrón, que crece en estado silvestre, aunque también podemos encontrarlas de cultivo.

 

 

Imagen de muestra

 

Planta de tagarnina. Foto Miguel Vázquez González.
 

La recolección de la tagarnina es bastante sencilla, basta proveerse de un buen saco, un escardillo pequeño, unos guantes para evitar las espinas de las  pencas al pelarlas y lanzarte al campo a buscarlas en los barbechos, linderos y terrenos incultos. Localizado un buen rodal, empezamos a arrancar las tagarninas con el escardillo, procurando no dañar las pencas hasta hacer un buen montón, después procedemos a pelarlas arrastrando los dedos sobre las pencas para desprender las hojas y las espinas y, por último, se lavan en algún arroyo o fuente cercana con el fin de desprender los restos de tierra adherida a los tronchos.    

La raíz de la tagarnina hervida en agua tiene propiedades diuréticas; es decir, la propiedad de aumentar la excreción de la orina, recomendándose una o dos tazas al día después de las comidas. Igualmente, el jugo de la raíz puede servirnos de cuajo para la leche.

En nuestra reciente visita a Gaucín, hemos tenido la ocasión de degustar las exquisitas tagarninas de barbecho gracias a la generosidad de nuestro paisano Jacobo Núñez que nos regaló un buen saco y también a mis hijos Jesús y Maite que bajaron con mi sobrino Antonio al pindolo de la Hoya del Peral y subieron con una buena “capiruchá”. A mí me tocó en ambas ocasiones pelarlas; pero la verdad, mereció la pena por los revueltos y el cocido con tagarninas que nos metimos entre pecho y espaldas.

Aunque conocida y consumida en toda la comarca, la tagarnina alcanza gran predicamento en la cocina popular gaucineña, gozando de justa fama las denominadas tagarninas de barbechos y las de tierra de bujeo. Las tagarninas pueden ser cocinadas de varias maneras: Tagarninas sancochadas (ensaladilla), tagarninas revueltas con huevos, tagarninas esparragadas, tagarninas en el cocido, tortilla de tagarninas. La olla con tagarninas.    

 Imagen de muestra                                             Preparando el revuelto de tagarninas. Foto Miguel Vázquez González

Hoy termino con la receta extraída de mi libro “Gaucín gastronomía popular”: TAGARNINAS REVUELTAS. Espero que las probéis, resultan riquísimas.

 

Ingredientes:

 

1 kg. de tagarninas tiernas

3 ó 4 Huevos

2 ó 3 dientes de ajos

Aceite de oliva

Sal

 

Modo de hacerlo:

 

Una vez sancochadas y escurridas las tagarninas, en una sartén con aceite muy caliente se refríen los ajos, procurando que no se chamusquen; a continuación se añaden las tagarninas y se rehogan. Se le estrellan los huevos y se mueve todo hasta que quede cuajado y muy mezclado. Se sirve de segundo plato.

 

 
< Anterior   Siguiente >
Patrocinadores

DTR_studio

Fisioterapia Maite Vázquez Martín

Imágenes
Contador de Visitas
Hoy                          38
Ayer                          231
Semana                          192
Mes                          1289
Total                          523419