Inicio
Música
Menú principal
Inicio
Presentación
Gaucín
Mengíbar
Galería fotográfica
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Toro de cuerda
Enlaces
Libro de Visitas
Contactar
Últimos Artículos
COSTUMBRES EN LA SEMANA SANTA DE GAUCÍN

Por motivos técnicos, ajenos a mi voluntad, debidos a una avería en el sistema informático no he podido contactar con mis amables lectores durante bastantes días y lo siento de veras. Tenía pendiente algunas cosillas relativas a los días que pasamos en Gaucín con motivo de Semana Santa.

              En primer lugar deciros que fue una semana pasada por agua y con una climatología poco propicia para las procesiones que, dicho sea de paso, están recuperando un grupo de jóvenes entusiastas de las tradiciones de nuestro pueblo, así como un grupo de elegantes gaucineñas ataviadas con la tradicional mantilla españolas dispuestas a dar realce a los actos procesionales. Colgar hoy en la red este tema puede que esté un poco desfasado pero, sin duda, interesante ya que se trata del Pregón que con motivo de la Semana Santa proclamó en Gaucín nuestro paisano Miguel Calvente Mendoza,   bajo el titulo de: “Costumbres en la Semana Santa de Gaucín”. Miguel tuvo la amabilidad de pasarme por mail una amplia reseña de lo que allí se proclamó y que brindo a todos los gaucineños ausentes para que sí los creen convenientes revivan  en la lejanía aquellas Semanas Santas que con tanto fervor y entusiasmo vivieron de niños en nuestro querido pueblo. Sin más preámbulos, os dejo con  nuestro amigo Miguel Calvente Mendoza para que a través de sus palabras nos sintamos más gaucineños si cabe.

         Presentación: «Buenas tardes, gracias por vuestra asistencia, espero que disfruten de este pequeño concierto que nos ofrece nuestra querida Banda Municipal como preludio de la Semana Santa.

         En primer lugar, deciros que tanto la directiva, músicos y directores (Lorenzo y David) han realizado un gran esfuerzo por hacer posible este acto, con la finalidad de enriquecer esta Semana Santa.

         A mí me propusieron de hacer un pregón y debido a que todo ha sido a última hora, necesitaba más tiempo para su elaboración, y por tanto en este acto voy a exponer el como se vivía la semana santa en el pasado, gracias a la colaboración desinteresada de la memoria viva del pueblo, que son nuestros mayores.

         En esa época el inicio de la cuaresma comenzaba el miércoles de ceniza y la vigilia se realizaba todos los viernes durante ese periodo. Las comidas típicas que se hacían en estas fechas eran: tortilla de bacalao, potaje de acelgas, tagarninas revueltas, potaje de hinojos con garbanzos, flan de huevo, natillas y arroz con leche.

La Semana Santa empezaba el Viernes de Dolores, salía la procesión de la Virgen de los Dolores por las calles. Se hacía el centenario de la virgen que consistía en salir por una puerta de la iglesia y entrar por otra de las puertas a la que accedía llamando a los monaguillos los cuales se encargaban de esta tarea.

DOMINGO DE RAMOS

   Saliendo en procesión junto a las autoridades que lucían trajes de gala, se bendecían las hojas de palma y ramas de olivo, una vez terminada la procesión se celebraba solemne misa.

MIÉRCOLES SANTO 

Celebración del vía crucis (se oraba en las diferentes estaciones) esto era por la noche.

JUEVES SANTO 

   . Oficios por la mañana

   . Procesión Padre Jesús y Virgen de los Dolores

El monumento se custodiaba toda la noche por turnos de una hora hasta los oficios del día siguiente, estos turnos estaban compuestos por grupos de jóvenes, gentes de acción católica y grupos de amigos. Había la tradición de que el alcalde recibiera las llaves del sagrario y la guardaba hasta el sábado.

Acto de lavatorio de pies por la tarde.

Anécdota, como medida de respeto se le tapaban los cencerros a los animales.

En las procesiones media hora antes se tocaba por las calles un artilugio de madera con argollas (la matraca) que al moverlo hacia mucho ruido sustituyendo así los toques de las campanas que en estos días no tocaban en señal de duelo.

VIERNES SANTO

         . Se hacía la vía crucis por la mañana en procesión del Cristo Crucificado.

         . Por la tarde procesión del Santo Entierro.

         . Por la noche a partir de las doce procesión de la Soledad, donde en ventanas y balcones les cantaban saetas a la virgen.

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

         Celebración de la Santa Misa sobre las 11:00 horas y volteo de campanas de gloria como símbolo de alegría, a esa hora estaba el cajón del toro en la puerta de la iglesia donde se soltaba para el regocijo de todos los vecinos.

         Todo esto es el desarrollo de la Semana Santa aunque en la actualidad no sea igual. Esperamos que a través de este acto, y con la colaboración de todos, consigamos aumentar nuestro fervor y seamos capaces de engrandecer nuestra Semana Santa que es una de nuestras tradiciones y no debemos perderla. Muchas gracias».                                        

 

Hasta aquí la reseña que me ha enviado Miguel Calvente, abundando en lo expuesto por él, no me resisto a exponeros mis recuerdos de la Semana Santa vivida de niño, cuando las tradiciones aun se mantenían vivas en nuestro pueblo.  

 

Recuerdo una Semana Santa pletórica de cultos y procesiones que se seguían con mucha devoción. Sin embargo, los actos que más me impresionaban era cuando tapaban todas las imágenes con grandes cortinas y desaparecía de la vista todos los Santos. También cuando salíamos junto a los monaguillos Carlitos “Zambombas” y a Manolo, el Perrín,  a tocar la matraca, una especie de cajón con unas argollas que producía un sonido característico y con la que se avisaba a los fieles de los diversos cultos, pues las campanas no sonaban hasta la Misa de Resurrección, que era, se decía cuando aparecía la Aleluya. Esta misa era a partir de las doce de la noche y una vez terminada, al salir recogíamos, no  me acuerdo exactamente si 9 ó 12 chinitas que se guardaban durante todo el año para en caso de tormenta arrojarlas a la calle para ahuyentar a los truenos y rayos. Otro recuerdo que guardo es que cuando llegábamos a casa, mi padre disparaba las escopetas en señal de alegría por la Resurrección del Señor y que durante  los tres días de luto por la muerte de Jesús habían permanecido con los cañones boca abajo en un rincón de la casa. También lo de tapar los cencerros de los animales con esparto o matojos aprisionando la lengüeta para evitar que sonaran en esos días de luto. Así mismo, recuerdo que el Viernes Santo no se trabajaba en absoluto, ni siquiera para hacer la comida, que se había elaborado el día de antes.

Destacar también la tradición de anudar los pañuelos a los varales de los tronos para de esta manera poder portar las imágenes durante la procesión. Recordar el absoluto y sobrecogedor silencio en la procesión del Santo Entierro cuyo trono se ensambló en la carpintería de Chorronalto por los maestro carpinteros Alvarado y el guardia civil Bastida destinado por aquel entonces en Gaucín. De los sagrados oficios que se celebraban el Jueves y Vienes Santo recuerdo la voz potente y precisa de Mario Ramos Reina, mi maestro, encargado durante muchos años de leer la Pasión de Nuestro Señor.

El Domingo de Resurrección nuestro tradicional Toro de Cuerda, del que dí cumplida cuenta en un libro publicado hace unos años.

Por último, recordaros la gastronomía popular y tradicional de estos días, igualmente sacada de mi libro “Gaucín, gastronomía popular”  y del que extraigo algunas recetas:

GASTRONOMÍA DE SEMANA SANTA: LA CUARESMA, DÍAS DE VIGILIA

      Dentro del ciclo primaveral, coincidiendo con el calendario religioso de la Cuaresma, Gaucín cuenta con una cocina llamada de días de vigilia a base de las citadas verduras, huevos, pescado fresco o en salazón.

El plato que alcanza mayor notoriedad es sin lugar a dudas el potaje de bacalao con acelgas.

Este periodo culmina en la Semana Santa con la comida del Viernes Santo, y que tradicionalmente consiste en: potaje de bacalao con acelgas, tortillas de bacalao y como postre, arroz con leche, natillas o flan de huevo.

Hace algún tiempo, la observancia de las vigilias era tan rigurosa que incluso los bares del pueblo ofrecían a sus clientes tapas de vigilia.

Hacia mediados de marzo, coincidiendo con la Cuaresma,  se produce el desove de las distintas especies de peces que viven en el río Genal, ocasión que aprovechan los lugareños, para, mediante nasas, llamadas cañales, aprovisionarse de pescado de río fresco y que después de frito conservan durante largo tiempo en adobo. 

POSTRES TRADICIONALES DE SEMANA SANTA.

EN ESTE APARTADO TE INCLUYO LAS RECETAS SIGUIENTES:

El arroz con leche, las natillas de huevo y el flan de huevos constituyen los postres por excelencia de la Semana Santa, aunque se pueden hacer en cualquier época del año, lo típico es tomarlo la noche del Viernes Santo, encima de unas buenas tortillas de bacalao.

ARROZ CON LECHE (primavera)

Ingredientes:

1,5 1. de leche

250 grs. de arroz, 200 grs. de azúcar

La corteza de un limón, canela en rama y en polvo

Modo de hacerlo:

Se lava el arroz y se pone a cocer, durante cinco minutos, en agua hirviendo; luego, se escurre y se echa en la leche hirviendo con la corteza de limón y la canela en rama, dejándolo cocer a fuego lento, al cabo de una hora de cocción se le añade el azúcar, removiéndolo con cuidado y se deja cocer cinco minutos más. Apartarlo del fuego, quitar la corteza de limón, la canela y dejarlo enfriar. Se sirve en una fuente grande, espolvoreado de canela molida.

NATILLAS DE HUEVO (primavera)

Ingredientes:

1 1. de leche

2 yemas de huevo

Azúcar al gusto

Una corteza de limón

Canela en rama

1 cucharadita de maicena

Modo de hacerlo:

En un recipiente adecuado se hierve durante cinco minutos la leche con la corteza de limón y la canela; se aparta del fuego y se deja enfriar, quitándole la corteza de limón y la canela; después se baten bien las yemas con el azúcar, se agregan a la leche con un poquito de maicena, y se pone a cocer a fuego lento, removiéndolas con una cuchara de palo, para que no se peguen. Cuando la cuchara quede un poco cubierta, se aparta el cacillo del fuego, y se vierte en una fuente. Si gusta, se les puede poner en el fondo de la fuente unas galletas y por encima huevos nevados o copos de claras montadas a punto de nieve y caramelo o canela molida. Se sirve como postre frío.

FLAN DE HUEVO (primavera)

Ingredientes:

1,5  litros de leche

3 Huevos

6 Cucharadas soperas de azúcar

Canela en rama y cáscara de limón

Modo de hacerlo:

En un cacillo, durante unas horas, se pone a macerar la leche con tres cucharadas de azúcar, la corteza de limón y la canela en rama. En una flanera se pone un poco de azúcar y se pone al fuego hasta conseguir un almíbar de caramelo. Se coge la flanera y se mueve en todos los sentidos, para que se embadurne el fondo y las paredes con el caramelo. Se dejan enfriar, para saber el punto, basta oír crujir el caramelo en el molde.

En un recipiente se baten los huevos y se agrega poco a poco la leche. Esta mezcla, se vierte en la flanera y se pone a cocer al baño de María, hasta que cuaje. Se deja enfriar y se desmolda en un plato.

 

 

 
< Anterior   Siguiente >
Patrocinadores

DTR_studio

Fisioterapia Maite Vázquez Martín

Imágenes
Contador de Visitas
Hoy                          38
Ayer                          231
Semana                          192
Mes                          1289
Total                          523419