Inicio arrow Gaucín arrow Gaucín arrow ESPARRAGOS TRIGUEROS
Música
Menú principal
Inicio
Presentación
Gaucín
Mengíbar
Galería fotográfica
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Toro de cuerda
Enlaces
Libro de Visitas
Contactar
ESPARRAGOS TRIGUEROS

Con la lluvia caída en estos días, lo más probable  es que en breve empiece la temporada de los espárragos trigueros y la posibilidad de degustar esta exquisitez gastronómica de nuestra tierra.

             Como es bien sabido por todos, los espárragos son las yemas o turiones de la esparraguera, planta esmilácea que crece de forma espontánea en nuestros campos. En Mengíbar abundan  los espárragos trigueros en diversos parajes, como las olivas del término y balates de las paratas de Espeluy. Sin embargo, en Gaucín, nuestro pueblo, predomina el espárrago denominado amarguero o de piedra que crece en los eriazos y en los terrenos rocosos y también abunda el triguero en la parte de la campiña. Hay una gran diferencia entre uno y otro, mientras el amarguero es más áspero y amargo, el triguero muestra mayor suavidad y dulzor a la hora de cocinarlos. Anoche, mientras tomábamos uno vinos, mi amigo y compañero de fatigas “esparraguiles”, Juan Btª Cubero, se mostraba entusiasmado con la nueva campaña esparraguera a punto de empezar; ya quería afilar las navajas, preparar los elásticos para atar los macetones y, sobre todo, catar los ricos revueltos y esparragados preparados por las respectivas  women.
 
Imagen de muestra
Manojo de espárragos triguero. Foto Miguel Vázquez Glez.
 
         El espárrago fresco se ha consumido desde siempre, por su buen gusto y por sus propiedades medicinales, ya que es diurético y contiene un elemento que sirve de sedante al corazón. La culinaria del espárrago es muy sencilla, admitiendo diversos cocinados: en revueltos, en tortillas y esparragados. Para estas tres especialidades, se procede de la misma manera: se trocean un manojo de espárragos sólo la parte tierna, se ponen en una sartén con aceite de oliva, sal y un poco de agua con el fin de enternecerlos. Cuando se queden en el aceite, se le estrellan varios huevos y se le revuelven hasta que estén cuajados, se rectifica de sal si es necesario. La tortilla se diferencia del revuelto en que ésta lleva más huevo y la cuajadura se lleva a efecto siguiendo el procedimiento de fuego lento. La variedad de esparragado se diferencia básicamente de las anteriores en que se condimenta con un majado a base de uno o dos dientes de ajos, un pimiento rojo, orégano y un chorrito de vinagre.
 
 
Imagen de muestraPreparando el revuelto. Foto Miguel Vázquez Glez.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
< Anterior   Siguiente >
Patrocinadores

DTR_studio

Fisioterapia Maite Vázquez Martín

Contador de Visitas
Hoy                          48
Ayer                          159
Semana                          330
Mes                          1773
Total                          527862