Inicio
Música
Menú principal
Inicio
Presentación
Gaucín
Mengíbar
Galería fotográfica
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Toro de cuerda
Enlaces
Libro de Visitas
Contactar
Últimos Artículos
IN MEMORIAM DE GABRIELITO

          El Viernes Santo murió en Ronda, donde se hallaba hospitalizado por haber sufrido un infarto, nuestro paisano Gabriel Silverio Moya, Gabrielito “Pantostao”, como era conocido en Gaucín.

Gabrielito era una persona muy conocida y querida en nuestro pueblo. Su  biografía puede resumirse en pocas, pero bellas, palabras; Gabriel era un hombre sencillo, bondadoso, servicial y alegre. Aunque se le dieran mil bromas, algunas pesadas, él nunca se enfadaba y siempre respondía con una sonrisa entre irónica y picarona, como diciendo: «aquí me las den todas». Un ejemplo de sencillez y dulzura difícil de superar.

 

Imagen de muestra
Foto cedida por gentileza de Juan Valdivia Rondón. Director del Hogar del Pensionista de Gaucín

 

  A Gabrielito, el menor de seis hermanos,  le tocó vivir, como a muchos españoles, una posguerra dura y miserable, donde llevarse un mendrugo de pan a la boca constituía un verdadero milagro. Cuando muere María, su madre, Gabriel se queda totalmente solo y desamparado,  pues los hermanos mayores cada uno estaba por un lado. Es entonces cuando un matrimonio cristiano de nuestro pueblo, Antonio Hidalgo Godino y Anita Corbacho Ramírez (q.e.d.), haciendo gala de una generosidad sin límites acogen a Gabrielito en su casa y no sólo le dan cobijo, vestido y alimentos, sino lo más grande que se le puede ofrecer a un hermano: cariño y acogida. Gabrielito, a partir de ese momento, pasó a ser uno más de la familia compartiendo alegría y pesares. Al día de su muerte, me decía Antonio, llevaba cuarenta y cinco años viviendo en su casa y bajo su tutela.

Gabrielito, gran devoto de Santo Niño, todos los años en la procesión del 8 de septiembre era en encargado de llevar el estandarte, completaba el recorrido de varias horas sin dar signos de cansancio y siempre contento por  colaborar con la Hermandad.

Quién no tiene una anécdota graciosa que contar de este singular  paisano, quién no compartió con él un rato de conversación con su media lengüeta, tomó una “bebecita” como él llamaba a al cerveza o se tropezó con él cuando paseaba los perritos. Son muchas las ocasiones en las que hemos coincidido con Gabrielito y siempre lo hemos pasado agradable con su particular idiosincrasia.

Descanse en paz y que su recuerdo permanezca en la memoria de los gaucineños que le conocimos.

 
< Anterior   Siguiente >
Patrocinadores

DTR_studio

Fisioterapia Maite Vázquez Martín

Imágenes
Contador de Visitas
Hoy                          38
Ayer                          231
Semana                          192
Mes                          1289
Total                          523419