Inicio arrow Gaucín arrow Gaucín arrow MEMORIA PRODIGIOSA
Música
Menú principal
Inicio
Presentación
Gaucín
Mengíbar
Galería fotográfica
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Toro de cuerda
Enlaces
Libro de Visitas
Contactar
MEMORIA PRODIGIOSA
 
     El Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española define la memoria como: « Facultad psíquica por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado».También, la capacidad para evocar información previamente aprendida. 
       La memoria nos permite grabar, almacenar experiencias vividas y, al mismo tiempo, evocar recuerdos del pasado. La memoria, amén de otras clasificaciones,  según el alcance temporal, podemos clasificarla en memoria a corto plazo, memoria a mediano plazo y memoria a largo plazo. A lo largo de la vida, las personas acumulan en la memoria sus experiencias y aprendizajes, pudiendo más tarde, en el momento oportuno, hacer uso de la misma como memoria. 
La memoria sufre alteraciones, unas, como consecuencia de la edad o bien por otras circunstancias. Las alteraciones más importantes son: las amnesias, afasias, apraxias, agnosias, hipermnesias y paramnesias. El anverso de la memoria es el olvido. Olvidar es tan importante, o más, que recordar. Los recuerdos son imágenes del pasado que se archivan en la memoria. Nos sirven para traer al presente algo o a alguien. Se definen también como una reproducción de algo anteriormente aprendido o vivido, por lo que están vinculados directamente con la experiencia.   María González, mi madre, a sus noventa años conserva una memoria remota prodigiosa. Sus recuerdos se remontan a los primeros años de su niñez y juventud, evocándolos con suma facilidad. Basta hablar de las fiestas que entonces se estilaban en las casas para recordar infinidad de letrillas de fandangos de Gaucín, o quizás puedan ser letrillas populares que no sé como identificar y clasificar. Ella cuenta que su tía-abuela, María González Mendoza, los cantaba y los bailaba muy bien, junto a sus amigas «La Dormia» y «La Rumba»; así mismo, afirma que estas letrillas que hoy os presento son de fandangos de Gaucín. Si ella lo dice así será. El mes que me estoy a su cuidado lo aprovecho para recopilar toda la sabiduría que encierra sus vivencias y su dilatada experiencia.
 
FANDANGOS:
 
Un minero subió al cielo,
A pedir a Dios metal,
Y San Pedro le contestó:
Debajo de tierra está,
Búscalo si eres minero.
 
En el mar hay una parra
que el sarmiento llega al cielo
allí se van a vivir los que no tienen consuelo
que es lo que me pasa a mí.
 
Soy como el árbol solo que está en medio del camino,  
no tengo padre ni madre,
yo reniego de mi sino
y a sufrir no hay quien me gane.
 
Anda tu madre diciendo:
Que no me quiere por nuera.
En qué libro habrá leído
Que yo la quiera por suegra.
 
Si tu madre no me quiere,
Se me dan tres caracoles,
Más arriba y más abajo
Me están queriendo a montones.
Saben que me estoy muriendo
Y no vienen mis amigos a verme.
Pero me dice mi madre:
Estando yo aquí contigo,
Que falta te hace nadie.
 
De tu ventana a la mía,
me tiraste un limón.
El limón cayó en el suelo
Y el zumo en mi corazón.
 
Para qué vienes a verme,
Si no vienes para nada.
Vienes para entretenerme
Y quitarle a otro la entrada.
 
Espárragos y huevos son mi comida
Y un espárrago solo me da la vida.
 
Desde aquí te estoy mirando
Y tú mirándome estás,
El que estrenó los colchones,
Los volvió a desentrenar.
 
Eché leña en tu corral,
Pensando que me querías,
Ahora veo que no me quieres,
Venga la leña que es mía.
 
El día que tú naciste
Se quedó muy triste el sol,
De ver que otro sol nacía
Con mucho más resplandor.  
 
Tú no te llamas María,
ni Carmela, ni Pilar.
Tú te llamas cada día,
Como te quieran llamar,
como mujer de la vida.
Eres más bonita niña,
que la nieve en el barranco,
que la rosa en el rosal
y la azucena en el campo.
 
Una niña que quería
La longaniza con huevos,
porque una amiga le dijo:
que era un almuerzo muy bueno.
El novio que se enteró,
Le dijo con mucha gracia y salero:
Yo te doy la longaniza porque soy carnicero.
 
Rubia la mujer primera
Hizo Dios por un ensayo,
como no le gustó la quiso hacer morena
y morena la quiero yo.
 
Una vez que fui a Coín
Con unas aceituneras
Me hicieron de pasar el río sin “pasaeras”.
 
Entraste en el cementerio
Y a mi tumba no llegaste …
Yo me asomé a tu ventana
A ver lo que estabas haciendo
Y vi que estabas llorando,
Yo la culpa no la tengo
De lo que a ti te esté pasando.
 
Cásate Juan en domingo,
Que el lunes estarás casao
Y el martes ya te dirán
Donde venden pan fiao
 
Dicen que el león por ser león
Dicen que lo rinde el sueño
Y yo criatura humana
De pensar en ti no duermo.
 
No me mires que me irrito,
Que paso la noche en vela,
De pensar en tus ojitos.
 
 
 
< Anterior   Siguiente >
Patrocinadores

DTR_studio

Fisioterapia Maite Vázquez Martín

Contador de Visitas
Hoy                          48
Ayer                          159
Semana                          330
Mes                          1773
Total                          527862