Inicio
Música
Menú principal
Inicio
Presentación
Gaucín
Mengíbar
Galería fotográfica
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Toro de cuerda
Enlaces
Libro de Visitas
Contactar
Últimos Artículos
LA «CENCERRÁ», UNA TRADICIÓN PERDIDA EN GAUCIN.


 por Miguel Vázquez González. Agosto de 2008.

       

        La tradición de  dar cencerradas está muy extendida en el mundo rural, e incluso en el urbano, común a muchos pueblos de España, Europa e incluso de América. Rastreando en la literatura clásica española encontramos alusión a las cencerradas en obras tan emblemáticas como «Don Quijote de la Mancha» de Miguel de Cervantes (Capítulo 46 del segundo libro) o en «Platero y yo» de Juan Ramón Jiménez. (Capítulo CIX), entre otras mucha encontradas.

       

       

Especialmente significativa es la mención que hace el  escritor andaluz don Juan Valera en, Juanita la Larga, de una cencerrada acabada en bien, pues las había que acababan como las «comedias de Jubrique», a garrotazos y tente tieso; unas veces, entre los contrayentes y los murguistas y, otras veces, en la mayoría de los casos, con las fuerzas del orden. Y digo que en la citada obra de Valera todo termina en bien porque Juanita y don Paco reaccionan positivamente, convidando a los allí reunidos a vino y «lambucerías», veamos: «Veinte días después de lo que acabamos de contar, se celebraron las bodas de Juanita y Don Paco. Los mozos del lugar no prescindieron de la cencerrada que debía darse a Don Paco como viudo. El y Juanita la oyeron cómoda y alegremente desde la casa y alcoba de Don Paco, donde Juanita estaba ya, sin que hasta la una de la noche les molestase el desvelo que podía causar aquel ruido. Cesó éste al fin, convirtiéndose en vivas y aclamaciones merced a la simpatía que inspiraban los novios y a una arroba de vino generoso y a bastantes hornazos y bollos que el alguacil y su mujer repartieron entre los tocadores de los cencerros».

   

        El diccionario de la RAE la define como: «Ruido desapacible que se hace con cencerros, cuernos y otras cosas para burlarse de los viudos la primera noche de sus nuevas bodas».

       

        La cencerrada, conocida en nuestro pueblo como «cencerrá», tiene lugar, fundamentalmente, cuando un viudo o viuda se vuelve a casar. En efecto, este rito en Gaucín consiste en hacer ruido con todo lo que se tiene a mano, un ruido estridente y ensordecedor, producido por toda suerte de cencerros, esquilones, campanillas, almireces, latas, tapaderas de cacerolas  y todo aquello capaz de producir ruido.

 

Imagen de muestra

 

         Los cencerros de las Bernardas. Acrílico por Salvador Martín de Molina

        Las «cencerrás», solían estar acompañadas de composiciones burlescas acerca de los contrayentes, sacando a relucir sus características y poniendo especial empeño en el interés que les movía a casarse en segundas o terceras nupcias. El director de los murguistas es el que lleva la voz cantante, a una señal suya cesan brevemente los ruidos para lanzar al aire unas preguntas que los acompañantes contestaban a coro. Por ejemplo

¿Quién se casa?

Anita España

¿Con quién?

Con el Rubio Chamusquina.

¿Para qué?

Para que le limpie la cocina.

 

  En Gaucín, la «cencerrá» desafió prohibiciones eclesiales y franquistas, manteniendo su expresión más genuina y popular. Cada vez que se producía un acontecimiento de bodas entre viudos, se corría la voz y rápidamente se organizaba la «cencerrá», arrastrando a cientos  de personas a su celebración masiva, con el riesgo de ser perseguido por los callejones, azotados con cintos de cuero y sancionados por las fuerzas del orden público.

 

            De joven recuerdo, allá por finales de los años cincuenta o principio de los sesenta, las dos últimas «cenccerrás» que se dieron en Gaucín, de las cuales omito el nombre de los causantes, más que nada por respeto a los protagonistas todos fallecidos. Ambas «cencerrás» acabaron como el «rosario de la aurora», pues, a pesar de las precauciones tomadas por los organizadores, intervino la guardia civil cinto en mano y nos dispersó por calles y callejones.

   

    El hecho de que en Gaucín la «cencerrá» haya desaparecido se debe más bien a un cambio de mentalidad en la población más atenta a los acontecimientos televisivos que al seguimiento de las tradiciones, este extremo lo corrobora el prestigioso antropólogo, Julio Caro Baroja, en su artículo, «El charivari en España», (Historia 16, nº 47), en el que nos apunta la causa de la desaparición de algunas manifestaciones populares, extremo este que ocurre en Gaucín. Caro Baroja afirma en su articulo que: «A comienzos de este siglo eran mucho más frecuentes las cencerradas que hoy y el que vayan desapareciendo no se debe, tanto a la legislación como a un profundo cambio en las ideas y costumbres, ya que hace más de dos siglos que se dieron leyes generales contra ellas, repetidas y modificadas después, que no tuvieron efectos absolutos y que son posteriores a algunas particulares de determinados reinos».

 

    Desde mi punto de vista, pienso que, por muy profundos que sean los cambios en las costumbres y en el modo de concebir el mundo de la sociedad moderna, las tradiciones seculares no deberían desaparecer de los pueblos ya que constituyen parte importante del acervo cultural legado por nuestros antepasados y que, por respeto y coherencia, estamos obligados a respetar, conservar y, en la medida de nuestras posibilidades, fomentar.

   

    Para terminar, desde esta página hago un llamamiento especial a todos aquellos paisanos que recuerden algún hecho, anécdota o circunstancia de las «cencerrás», que nos puedan ayudar en la profundización de nuestra cultura y tradiciones, me la hagan llegar para enriquecer este articulo; bien, por correo ordinario a la dirección que figura en la Web, o por Mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla


 
< Anterior   Siguiente >
Patrocinadores

DTR_studio

Fisioterapia Maite Vázquez Martín

Imágenes
Contador de Visitas
Hoy                          38
Ayer                          231
Semana                          192
Mes                          1289
Total                          523419