Inicio arrow Presentación
Música
Menú principal
Inicio
Presentación
Gaucín
Mengíbar
Galería fotográfica
Noticias
Artículos
Colaboraciones
Toro de cuerda
Enlaces
Libro de Visitas
Contactar
LA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA (Parte II)

V.- ESTATUTOS Y OBJETI­VOS DE LA ILE POSTE­RIORES.

El 10 de marzo de 1876, se firmaron las Bases generales que sirvieron para la fundación de la Sociedad. El 31 de mayo, la Junta General de Suscriptores aprobaba interinamente los Esta­tutos de la Institución Libre de Enseñanza y el 16 de agosto del mismo año, eran autorizados por Real Orden. Estos Estatutos se dividen en dos partes. La primera relativa a la Asociación que se constituía y la segunda referente a la Institución. De esta última es interesante reparar en algunos ar­tículos para ver directamente las características con que se presen­taba la ILE, así como los objeti­vos que se señalaban.

Transcribimos los siguientes: Art. 15. La Institución Libre de En­señanza es completamente ajena a todo espíritu e interés de comu­nión religiosa, escuela filosófica o partido político; proclamando tan sólo el principio de la libertad e inviolabilidad de la ciencia, y de la consiguiente independencia de su indagación y exposición respec­to de cualquiera otra autoridad que la de la propia conciencia del profesor, único responsable de sus doctrinas.

Art. 16. La Institución es­tablecerá, según lo permitan las circunstancias y lo medios de que pueda disponer:

Estudios de cultura general (o de segunda enseñanza) y pro­fesionales, con los efectos acadé­micas que les concedan las leyes del Estado.

Estudios superiores científicos.

Conferencias y cursos bre­ves de carácter ya científico ya po­pular.

Una Biblioteca y los Gabi­netes dotados del material corres­pondiente.

Un Boletín para publicar sus documentos oficiales y trabajos científicos.

Concursos y premios y cuanto contribuya a promover la cultura y sus propios fines.

Art. 17. Los profesores de la Institución serán permanentes temporales. Los primeros serán nombrados por tiempo indefini­do y no perderán su cargo por dejar de ejercerlo o por no tener cátedra asignada, Unos y otros igualmente constituirán la Junta Facultativa.

Art. 18. En el nombra­miento de los profesores de la Ins­titución se atenderá en primer tér­mino a su vocación, a la severi­dad y probidad de su conducta y a sus dotes investigadoras y expositoras.

“Todo profesor podrá ser re­movido cuando perdiere alguna de estas esenciales condiciones'*

La I.L.E. nace con una vo­cación netamente universitaria, sin embargo, la preparación de este nivel se revelará como un fra­caso económico, en contraposi­ción con el auge y el éxito adqui­rido por los estudios secundarios, por lo que D. Francisco Giner de los Ríos se da cuenta de que la labor educativa no puede ser real y efectiva si no se empieza desde la escuela misma, es decir, el nivel primario. Desde aquel momento este nivel sería el de mayor alumnado, uniéndose al poco tiempo un parvulario, en el que se llevaron a la práctica las técni­cas de Froebel para preescolares junto con el espíritu de los institucionalistas. "7


 

VI.- LA I.L.E. COMO AN­TECEDENTE DE LA EDU­CACIÓN ACTUAL.

La I.L..E. constituye el primer intento serio y coherente de proporcionar a los españoles una educación de calidad y de acuerdo con los métodos más progre sistas de Europa. Tanto en organización como en práctica educativa la I.L.E. introdujo en España lo mejor del humanismo inglés y de la organización alemana. Según Machado, "el método propio de enseñanza de Giner era muy personal, siguiendo las ideas de Froebel enseñaba de una forma familiar, casi cariñosa, utilizando siempre que le era posible el método socrático de hacer preguntas en un esfuerzo de ampliar los intereses y la comprensión de los estudiantes". Giner se oponía a la instrucción dogmática y catequista, manifestando que el niño no está en situación de opinar sobre tales cuestiones, recomendando un enfoque generalizado de la religión en las escuelas. Siguiendo las prácticas progresistas europeas, introdujo las excursiones y visitas a museos, a exposiciones y al campo, como elemento integral de su enfoque educativo. Giner insistía en que no había desarrollado ni un sistema ni un método, sino simplemente un -enfoque- de la educación en el que incorporaba lo mejor que se estaba practicando en aquellos momentos en el extranjero, fomentando el interés y siguiendo sus pautas se crearon otras muchas escuelas primarias y secundarias.

VII- LOS INSTITUCIONALISTAS COMO REFORMADORES DE LA ESPAÑA COTEMPORÁNEA.

"Durante muchos años la Institución responderá a una ne­cesidad histórica ineludible : forrmar hombres de dirección y tam­bién los expertos para realizar la transformación de la sociedad es­pañola, que suponía en la coyun­tura de fines del siglo XIX y prin­cipios de XX, el acceso al poder de la burguesía que no se había integrado en el sistema social, eco­nómico y político de la Restaura­ción y que, por así decirlo, aspira­ba al poder".8

Como decíamos en las "Ba­ses", el institucionalismo no es una corriente política en el senti­do estricto del término, sino que pretende lograr los hombres ca­paces de formar los cuadros que el Poder necesita. Los institucionalistas piensan que la transformación se puede hacer desde dentro del sistema, nunca desde una transformación violen­ta, sino desde un reformismo regenaracionista que proyecte a la sociedad a demandar más altas cotas de libertad y democracia.

Giner era consciente de que la obra de reeducación del pue­blo español sería lenta. Sabía que sólo creando nuevos equipos de cuadros, técnicos y especialistas, era posible sacar al país del subdesarrollo. Esas nuevas genera­ciones que saldrían de las aulas de la I.L.E., serían las encargadas de una posterior tarea de extensión educativa, contribuyendo de esta manera al proyecto de regenera­ción del Estado; así lo afirma María Dolores Molleda cuando considera a los fundadores de la I.L.E. como el núcleo principal de los "reformadores de la España contemporánea"9

VIII.- PRINCIPIOS PEDA­GÓGICOS DE LA I.L.E.

La primera dimensión del ideario de la Institución Libre de Enseñanza los constituye: La de­fensa a ultranza, de la libertad de enseñanza. En la Institución lo "pedagógico" no es una dedi­cación simple, llana y vanguardis­ta de un grupo de intelectuales depurados. Forma parte de un pro­yecto mucho más amplio. Una tentativa de transformación glo­bal del hombre en sus múltiples facetas. Es una nueva y más pro­funda forma de concebir al mun­do y al hombre como eje central del mismo.

El programa de la I.L.E. abarca amplios objetivos humanísticos. He aquí algunas afirmaciones, que lo corroboran, de José Castillejo, uno de los miembros más activos de la últi­ma fase, que dice : ”La educación general incluye la instrucción de todas las funciones y energías del cuerpo y del alma...'''' , "La, cultu­ra intelectual debe tener una ex­tensión universal y enciclopédi­ca...'', "La educación elemental y secundaria no deben separarse..."', "La educación tiene que aspirar a una aristocracia de espíritu, pero la escuela tiene que abrir sus puer­tas a todos...'" 10

Por otra parte la I.L.E. hunde sus raíces pedagógico-doctrinales en hombres como Rousseau, Pestalozzi, Froebel, educadores todos que fueron punto de referencia en el queha­cer educativo de la Institución.

La I.L.E. tiene por princi­pios los derivados de:

Respeto al niño.

"La Institución se propone, ante todo, educar a sus almas. Para lograrlo, comienza por asentar, como base primordial, ineludible, el principio de la reverencia máxi­ma que al niño se debe. Por ello no es la Institución, ni puede ser de ningún modo, una escuela de pro­paganda...". "Se consideraba al niño como el depositario del germen de la libertad y racionalidad na­turales y, al mismo tiempo, como individuo único, original e irrepe­tible. El niño era objeto de un máximo y considerado respeto".11

Formación de maestros.

La I.L.E., a la hora de elegir su profesorado, siempre sintió una gran preocupación por la selección de sus maestros, entre otras causas porque eran enemigos acérrimos del sistema de oposiciones, ya que estas no se ocupan en absoluto del proceso de formación del candidato, sino únicamente de su selección. Según Giner, sobran con media docena de cualidades para poder desarrollar la labor educativa, a saber: celo para cumplir los deberes, la honradez, amor a la verdad, dignidad de carácter, su sentido para la enseñanza y la vida y la vocación. Si la I.L.E. entre sus objetivos principales tiene la formación del hombre, ¿por qué no la de sus maestros? Para la Institución, el maestro constituye el centro de referencia en el proceso educativo.

Una formación total.

“Pretende despertar el interés de sus alumnos hacia una amplia  cultura general múltiplemente orientada; procura que se asimile aquel todo de conocimiento que cada época especialmente exige, para cimentar luego en ella, según le sea posible, una educación profesional de acuerdo con sus aptitudes y vocación..?'' , "Trabajo intelectual sobrio e intenso ; juego corporal al aire libre; larga y frecuente intimidad con la naturaleza y con el arte; absoluta protesta en cuanto a disciplina moral y vigilancia contra el sistema corruptor de los exámenes, de emulación , de premios y castigos, de espionaje y de toda clase de garantías exteriores..".

La Institución, al concebir al mundo y al hombre de una for­ma total, unitario y armonioso, con sus enseñanzas pretendía im­pulsar esa profunda unidad armó­nica, por lo que su enseñanza pre­tende ser total, global, indivisible y unitaria, es decir, persigue la for­mación integral del hombre en todas sus dimensiones. "Para con­seguirlo, quisiere la Institución que en el cultivo del cuerpo y del alma nada le fuese ajeno. Sí le importa forjar el pensamiento como órgano de la investigación racional y de la ciencia, no le interesan menos la salud y la higiene, el decoro perso­nal y el vigor físico, la corrección y la nobleza de hábitos y maneras; la amplitud, adecuación y delica­deza del sentir; la depuración de los gustos estéticos; la humana to­lerancia ; la ingenua alegría, el valor sereno, la conciencia del de­ber, la honrada lealtad, la forma­ción en suma, de caracteres armó­nicos, dispuestos a vivir como pien­san ; prontos a apoderarse del ideal en donde quiera ; manantiales de poesía en donde toma origen el más noble y más castizo dechado de la raza, del arte y de la literatura es­pañola..."12

Método intuitivo.

La I.L.E. en cuanto a me­todología introduce en sus aulas lo más moderno que se practica en el mundo, siendo pionera en la aplicación de los principios de Pestalozzi y Froebel a la educa­ción infantil, al mismo tiempo que lo hace extensivo a los demás ni­veles de enseñanza, "porque en to­dos caben la intuición, trabajo personal y creador, procedimiento socrático, método heurístico, animador es y gratos estímulos, in­dividualidad de la acción educa­dora en el orden intelectual como todos, continua y real vida dentro y fuera de clase.. ."13

Escuela neutral y en co­nexión con la vida.

La I.L.E. nace ajena a todo particularismo religioso, filosófi­co y político, y así lo reflejan sus Estatutos, por lo tanto desde el primer momento se plantea con el mismo ideal de tolerancia, de libertad de conciencia y de pro­fundo respeto los principios reli­giosos, científicos y filosóficos, que reunidos darán como resul­tado la formación integral del hombre. Rechaza la escuela confesional, por tratar de impo­ner las verdades de fe, a veces, in­cluso con violencia, al mismo tiempo también rechaza la escue­la laica, porque actúa como si no existiera una dimensión religiosa en el hombre y en la historia. Por lo expuesto, la I.L.E. propone una escuela neutral, que propicie un sentido religioso general de la vida con independencia de las formas de manifestación concreta y ritual.

No puede haber una sepa­ración entre la realidad de la vida y lo que se propone en las aulas, es decir, debe existir una conexión enseñanza-vida que no haga es­tériles los esfuerzos educadores, y la Institución, no sólo se da cuenta de ello, sino que hace de este principio una práctica habi­tual. Así la Institución es la pri­mera que propone la coeduca­ción, intuye con gran claridad la importancia capital que tiene la relación familia-escuela, propicia a través de las excursiones escola­res un clima para fomentar la amistad entre iguales, Así como otras realidades que no pasan por alto los hombres de la I.L.E., en­tre las que destacan la preocupa­ción por la elección de profesión dentro del enfoque global, ajus­tado en lo posible a la realidad de la vida. Leamos lo que nos dice Cossío al respecto: - "La Institu­ción estima que la coeducación es un principio esencial del régimen escolar, y que no hay fundamento para prohibir en la escuela la co­munidad en que uno y otro sexo viven en la familia y en la socie­dad. Sin desconocer los obstáculos que el hábito opone a este sistema, cree y la experiencia lo viene con­firmando, que no hay otro medio de vencerlo sino acometer con pru­dencia una empresa, dondequiera que existan condiciones racionales de éxito. Juega la coeducación uno de los resortes fundamentales par a la formación del carácter moral, así como de la pureza de costum­bres, y el más poderoso par a acabar con la actual inferioridad positi­va de la mujer, que no empezará a  desaparecer hasta que aquella se eduque, en cuanto a la cultura general, no sólo como, sino con el hombre...'''' Y "La Institución con­sidera indispensable a la .eficacia de su obra la activa cooperación de las familias... Establecer esta rela­ción entre escuela y familia, no sólo mediante el niño, sino, directamen­te es, tal vez hoy, el problema peda­gógico social de mayor interés y no­vedad en los pueblos más cultos".14 Sobre las excursiones dice: " Las excursiones escolares, elemen­to esencial del proceso intuitivo, conforman una de las caracterís­ticas de la Institución desde su ori­gen. En ellas la cultura, el aumen­to del saber, el progreso intelectual, entran sólo como un factor entre otros'",

IX.- REALIZACIONES EDUCATIVAS DE LA I.L.E.

Entre las realizaciones edu­cativas, fundaciones, de la I.L.E. merecen especial mención las si­guientes:

Museo Pedagógico Nacio­nal. (1.882).

Centro de carácter cultural-pedagógico fundado para paliar las graves deficiencias que arras­traba la enseñanza primaria en general y la Escuelas Normales en particular. Fundado por Real De­creto de 6 de mayo de 1.882, con el nombre de Museo de Instruc­ción Primaria, cambió poco más tarde su denominación por la de Museo Pedagógico Nacional, abarcando así todos los órdenes de la enseñanza. Lejos de ser un archivo con afanes coleccionista, el Museo constituyó un organis­mo vivo y dinámico, verdadera institución pedagógica, un centro de investigación y enseñanza para la renovación y vitalización de la educación primaria y de la peda­gogía en general y un centro de innovación, información y difusión tecno-pedagógica en todos los órdenes y niveles de la ense­ñanza.

Instituto de Reformas So­ciales. (1.883)

Colonias Escolares. (1885)

Institución higiénico-pedagógica iniciada en 1.876 por Walter Bion, pastor evangelista suizo. El Congreso Internacional de Colonias Escolares de Vacacio­nes celebrado en Zurich en 1.887, reconoció su utilidad pública. Ese mismo año se organizaba en Es­paña la primera Colonia Escolar de Vacaciones, aunque no se adoptaran oficialmente hasta 1.892.

Junta para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas. (1.907).

D. Francisco Giner de los Ríos, pensaba que era absoluta­mente necesario impulsar en Es­paña el cultivo de la ciencia, en­viando al extranjero a personas inteligentes y voluntariosas que, con los más prestigiosos maestros, formarían planteles de investiga­dores a su regreso a nuestro país. En enero de 1.907, se firma el Real Decreto, por el entonces Ministro de Instrucción Pública D. Amalio Rodríguez. Desde esta fecha, hasta 1.936, la Junta llevó a cabo una fructífera labor, con­cediendo becas para estudiar en el extranjero a centenares de pen­sionados, sin distinción de perso­nas: profesores, estudiantes de nivel superior e incluso personas sin titulación académica podían aspirar a una beca, que la Junta pagaba con las asignaciones que le hacía el Ministerio. Dependien­do de la Junta se crearon los cen­tros de: 1) Centro de Estudios Históricos. 2) Instituto Nacio­nal de Ciencias Físico-Natura­les. 3) Laboratorio de Histopatología, Zoología y bio­logía. 4) Laboratorio y Semina­rio de Matemáticas. 5) Comi­sión de Investigación Paleontológicas y de Prehisto­ria. 6) Instituto de Arqueolo­gía y Arte de Roma. 7) Estación Biológica de Galicia. 8) Resi­dencia de Señoritas. (1.915).

5) Residencia de Estu­diantes. (1.910)

La Residencia de Estudian­tes fue promovida por la I.L.E, con el objeto de introducirse en la enseñanza universitaria, con el propósito de renovarla. Alberto Jiménez, su Presidente desde su fundación hasta 1.936 que des­apareció, la definió en 1.914 así: - "La Residencia es una asociación de estudiantes españoles que cree, como se cree en la vida misma, en una futura y alta misión espiritual de España y que pretende contri­buir a formar en su seno, por mu­tua exaltación, el estudiante rico en virtudes públicas y ciudadanas, capaz de cumplir dignamente, cuando sea llamado a ello, lo que de él exijan los destinos históricos de la raza". Desde 1.913 se le co­noce como La colina de las Cho­pos. Sus objetivos coincidían con los de la Institución, en cuanto a la preparación integral del hom­bre para participar activa y positi­vamente en la construcción de Es­paña. En la Residencia se impar­tía una enseñanza científico-téc­nica, sin olvidar el carácter de cen­tro de vida y progreso cultural pues debe poseer toda institución universitaria.

La financiación de la Resi­dencia se hacía mediante pensio­nes que satisfacían los propios es­tudiantes, aunque, a veces, estas fueran mínimas, ya que el criterio de selección eran los méritos de la persona y nunca sus posibilida­des económicas.

Fundación Giner de los Ríos. (1.915)

Nace con el objetivo de con­tinuar y ampliar la acción peda­gógica de la I.L.E., suspendida a raíz de la guerra civil. Hoy tiene su sede en Madrid.

            Instituto-Escuela. (1.918)

         El Instituto Escuela, constituye un ensayo pedagógico para la reforma de la enseñanza secundaria mediante la introducción de innovaciones educativas de corte europeo. Se crea en Madrid por Real Decreto del día 10 de mayo de 1.918, bajo la dirección y el patrocinio de la Junta de Ampliación de Estudios, para garantizar la unidad de criterios. Este sería el centro piloto desde donde se difundiría la experiencia.

Los estudiantes se dividían en dos secciones. Una preparato­ria para los alumnos comprendi­dos entre 8 y 10 años y otra que abarcaba el Bachillerato propia­mente dicho y acogía a los estu­diantes entre los 11 y 16 años. Su profesorado se nutre de catedrá­ticos numerarios de instituto, maestros y maestras de grado su­perior y aspirantes al magisterio secundario cuya formación que­da sometida a un amplio plan de trabajo.

Fue a partir de 1.930 cuan­do adquiere carácter permanente precediéndose a crear nuevos cen­tros en otras ciudades españolas, (Barcelona, Valencia, Málaga y Sevilla), con los mismos objetivos que la de Madrid.

Misiones Pedagógicas. (1.931)

Por Decreto de 29 de mayo de 1.931 se creaban las Misiones Pedagógicas, con el objetivo de acercar al mundo rural el progre­so y la cultura que se desarrollaba en los centros urbanos. Sus acti­vidades se centraron en tres ór­denes diferentes: el fomento de la cultura general, a través del es­tablecimiento de bibliotecas po­pulares fijas y circulantes, la orga­nización de conferencias y lectu­ras públicas, proyecciones cinema­tográficas, audiciones musicales, exposiciones de pintura en forma de museos itinerantes y, por últi­mo, prestaba orientaciones peda­gógicas a las escuelas, mediante visitas y celebración de semanas pedagógicas con los maestros del entorno rural.

 

 

X.- RESUMEN Y REFEXIONES PERSONALES.

La Institución Libre de En­señanza, desde su creación en 1.876 hasta su desaparición en 1.936, constituye el único y más serio intento de modernizar el sis­tema educativo español, que an­quilosado en el pasado no ofrecía alternativas de futuro a las nuevas generaciones. Además, el sistema, al carecer de instituciones demo­cráticas, se encontraba sometido a las presiones y caprichos legisla­tivos del gobierno de turno, que lo hacían poco operativo y desde luego nada eficaz.

La I.L.E. pasa por tres eta­pas claramente diferenciadas: (1a) Sanz del Río, partiendo de la triple base Krause, sociedad es­pañola de su tiempo y clima uni­versitario alemán y europeo, en­laza con sus amigos y discípulos, dando forma al krausismo espa­ñol. (2a) Sobre esta base nace la Institución fundada por Giner de los Ríos, y (3a) continuada por Cossío y posteriormente con el llamado "grupo de Oviedo".

Sus Bases y Estatutos refle­jan el espíritu de la Institución marcadamente liberal y democrá­tico, bajo los presupuesto filosó­ficos del krausismo, tiene como objetivos primeros la formación integral del hombre, la libertad de enseñanza y la libre indagación y propagación de la ciencia.

Sus instituciones educativas, a pesar de sus tópicos y la tenaz crítica de sus detractores, respiran el aire fresco que les da la libertad y los fundamentos y principios pedagógico-didácticos, que cons­tituyen un jalón sin precedentes dentro del mundo educativo es­pañol ; adoptando la metodolo­gía más progresista de la Europa de su tiempo, sabiéndola adaptar a la idiosincrasia del pueblo espa­ñol, es decir, y con palabras del propio Giner, - ''''dándole a la enseñanza un nuevo enfoque" -. Por último, sus realizaciones educati­vos son un ejemplo de moderni­dad, honradez profesional y efi­cacia, gracias en gran parte a la fe que en la educación, como regeneradora del hombre, tenían,) los hombres de la I.L.E.

Todo el estamento educati­vo español recibe un poderoso impulso a través de la Institución Libre de Enseñanza, de Giner de los Ríos, que no fue sólo un cen­tro educativo, sino toda una co­rriente de pensamiento, de enfo­que y de acción muy avanzada y europea. A la Junta de Ampliación de Estudios, con todos sus defec­tos de aristocratismo intelectual, espíritu de grupo y mimética del extranjero, se deben la mayor par­te del progreso de la Ciencia y la Universidad de nuestra época.

 

Por Miguel Vázquez González. Maestro y Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación

 

Este artículo fue publicado en la Revista “LICEO”,  de la Asociación Universitaria de Estudiantes de Humanidades y CC de la Educación de la Universidad de Jaén,  en junio de 1997. 

 

 

 

 

 

NOTAS

1 COSSÍO en el homenaje que la Institución ofreció en 1.926 a sus antiguos alumnos, MA­NUEL Y ANTONIO MACHADO.

2 SANZ DEL RÍO; Diario de un viaje a Alema­nia, de Manuscritos inéditos, que se conservan en la Real Academia de la Historia. Tomado de Teresa Rodríguez de Lecea. (Hs 16, nQ 49, pág. 73/74).

s A.CALINO : Textos pedagógicos hipanoamericanos. Es. Narcea S.A. de Edicio­nes (Madrid, 1982), pág. 947. - y TUÑÓN DE LARA; Medio siglo de cultura española. De. Tecnos. pág. 43.

4 A.GALINO; Ob. cit. -pág. 948.

5 Circular del Ministro OROVIO; fragmento tomado de TUÑÓN DE LARA. Ob. Cit.

6 W.AA. Historia de la Educación, Edt UNED. (Curso de Adaptación). Explicaciones comple­mentarias al tema XXVI. Pág. 295 y ss. 70b. Cit. Pág. 295 y ss.

8 BOVVEN J.; Historia de la Educación. Occi­dental, Tomo III. De. Heder (Barcelona 1985) Capítulo : El Occidente Moderno. Pág. 581.

9 GÓMEZ MOLLEDA, M* DOLORES. Los reformadores de la España contemporánea. CSIC. (Madrid, 1966)

10 CASTILLEJO, J.; Guerra de ideas en Espa­ña. Revista de Occidente. (Madrid 1.976) To­mado del Diccionario de la Educación. Edt. Anaya, (pág. 191).

11 W.AA. Historia de la Educación, Edt UNED. (Curso de Adaptación). Explicaciones comple­mentarias al tema XXVI. Pág. 295 y ss.

12 Historia de la Educación, Edt. UNED. (Cur­so de Adaptación). Explicaciones complemen­tarias al tema XXVI. Pág. 298 y ss.

13 Ob.ct. Pág 298 y ss.

14 Ob.ct. Pág 298 y ss.

 

BIBLIOGRAFÍA


LA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA

Este artículo está basado en la lectura de los siguientes textos:

ABBAGNANO. A y VISALBERGHI. A; Historia de la Pedago­gía. Edt. Fondo de Cultura Económica. (Madrid, 1.986)

BOWEN, J.; H» dt la Educación Occidental. (Tomo III) El Occ. Moderno. Edt. Heder (Barcelona, 1985)

DICC. CC. DE LA EDUCACIÓN. Edt. Anaya (Madrid, 1985)

DICC. CC. DE LA EDUCACIÓN. Edt. Santillana (Madrid, 1983)

ESCOLINO BENITO, A.; Hª de la Educación. Dice. CC. de la E. Anaya. Edt. Anaya (Madrid, 1985)

CALINO, A.; Textos pedagógicos hispanoamericanos. Edt. Nancea SA (Madrid 1982)

GÓMEZ DE CASTRO, FEDERICO y OTROS. Génesis de los sistemas educativos contemporáneos. Edt. UNED (Madrid 1988)

JOVER, J.M1. Mítica, Diplomacia y Humanismo popular. (Es­tudios sobre la vida española del siglo XIX) Edt. Turner (Madrid 1976)

GARCÍA GARRIDO, J.L.; Sistemas Educativos de hoy. Edt.Dykinson. (Madrid, 1984) FUELLES BENITEZ, Manuel de; Educación e ideología en laEspaña contemporánea. Edt. Labor (Barcelona 1986) UNED; H» de la Educación (Adaptación) Edt. UNED (Madrid

1985)

VARIOS.; -Historia de España. Edt. Marín (Barcelona 1970) Historia de la Humanidad. Edt. Planeta (Barcelona 1979) Informe; La Institución Libre de Enseñanza. H116. AÑOV, ns 49. Edt.   Información y Revistas, SA (1980)

Enciclopedia Durvan. Edt. Marín (Barcelona 1972)

Dic. Enciclopédico Espasa. Edt. Espasa/Calpe SA (Madrid 1988)

 
< Anterior   Siguiente >
Patrocinadores

DTR_studio

Fisioterapia Maite Vázquez Martín

Contador de Visitas
Hoy                          38
Ayer                          231
Semana                          192
Mes                          1289
Total                          523419